¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?⁣

La ansiedad, como el estrés, es una respuesta del organismo ante situaciones límites. Ante una situación de este tipo podemos adaptarnos, huir, atacar, afrontar…⁣⠀

La ansiedad como mecanismo adaptativo es saludable, es ese hormigueo cuando vamos a hacer algo que no conocemos, o vamos a dar un paso importante (un examen, una entrevista de trabajo, un viaje, nacimiento de un bebé…).⁣⠀
La ansiedad que se sufre es la que nos incapacita. Cuando dejamos de hacer cosas y nos aislamos por miedo. Se caracteriza por una sensación de angustia leve o miedo, y la aparición de aceleración del ritmo cardíaco y la respiración, sudoración o sensación de flojedad. Es algo normal y que incluso puede ayudar a prender cómo afrontar situaciones complicadas.

Síntomas de una crisis de ansiedad

La sintomatología puede variar en cada persona, pero se considera que se ha producido una crisis de ansiedad cuando se producen cuatro o más de los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardíaca (taquicardia).
  • Sensación de ahogo, con respiración rápida.
  • Opresión en el pecho.
  • Miedo o pánico. Literalmente, sentirse a morir.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Náuseas o molestias abdominales.
  • Mareo o incluso desmayo.
  • Sensación de irrealidad.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo.

¿Qué hacer ante una crisis de ansiedad?

Lo normal es que la primera vez que tenes un ataque de ansiedad y no conoces los síntomas, pienses que tenes un ataque al corazón. Muchas personas van a urgencias porque piensan que es alguna enfermedad del corazón. En cambio, cuando ya han sufrido en alguna ocasión, intentarán controlarlo. Lo que primero se debería hacer es mantener la calma, no dejarse llevar por el miedo y tratar de normalizar la respiración inspirando por la nariz y expirando por la boca de forma rítmica y cada vez más pausada (se puede mantener el aire hasta 5 y soltarlo también contando hasta 5). Además pueden tomarse el pulso mientras se realiza la respiración, esto les va a permitir empezar a tranquilizarse porque cambian el foco de atención y se empieza a normalizar el ritmo cardíaco. 

En cualquiera de los casos es importante primero consultar con un médico para saber si los síntomas devienen de algo orgánico y una vez descartado ahí sí hacer una consulta psicológica para poder hacer un tratamiento correspondiente. 

El tratamiento más adecuado es una terapia psicológica cognitivo conductual. Pero esto es algo que no se soluciona solamente yendo a terapia sino que hay que querer modificar estilos de vida.

Tipos de ansiedad y sus síntomas

Trastorno de Ansiedad Generalizada: Se describe como un estado permanente de tensión mental y / o física, en muchos casos sin una causa específica. Las personas que sufren en trastorno de ansiedad generalizada (TAG), sin embargo, sienten ansiedad y preocupación la mayoría del tiempo, no solo en situaciones potencialmente estresantes. Estas preocupaciones son intensas, irracionales, persistentes (al menos la mitad de los días durante al menos 6 meses) e interfieren con el funcionamiento normal en su vida diaria (actividades tales como el trabajo, la escuela, los amigos y la familia).

Fobia social: La fobia social es el miedo irracional a las situaciones sociales. Un cierto grado de fobia social es normal. Todos nos volvemos un poco tímidos cuando tenemos que hablar en público, pero si el miedo a hablar delante de los demás condiciona tu vida, puedes sufrir fobia social. Las personas con fobia social ven las situaciones públicas como potencialmente angustiosas, y viven con el miedo constante de ser juzgados. A pesar de que estas personas saben que no deberían sentirse tan mal ante las situaciones desencadenantes, no pueden controlar su miedo y su ansiedad, por lo que a menudo evitan este tipo de situaciones. Es frecuente confundir la fobia social con la timidez, pero no todas las personas tímidas sufren fobia social.

Trastorno de Pánico: Se caracteriza por el ataque de pánico en sí y miedo a los ataques de pánico. Los ataques de pánico son intensas sensaciones físicas y mentales que pueden desencadenarse por el estrés, la ansiedad, o por nada en absoluto.

Las personas con trastorno de pánico experimentan sensaciones de muerte o la posibilidad de quedarse sin aire, que puede causar tanto problemas psicológicos como físicos. La sensación puede ser tan intensa que requiera hospitalización.

Resumiendo, el ataque de pánico se caracteriza por:

  • La presencia de ataques de pánico recurrentes e inesperados
  • Preocupación después de haber tenido un ataque de pánico de que va a ocurrir otro, al menos durante un mes.
  • Preocupación por las implicaciones o consecuencias de un ataque de pánico (como pensar que el ataque de pánico es un signo de un problema médico no diagnosticado.
  • Cambios significativos en el comportamiento que se relacionan con los ataques de pánico (como evitar actividades como el ejercicio físico, ya que aumenta la frecuencia cardíaca).

Los ataques de pánico alcanzan su pico a los 10 minutos y suelen durar hasta media hora, haciendo que la persona sienta cansada o agotada. Pueden ocurrir varias veces al día o sólo una vez cada pocos años.

Agorafobia: Es el miedo a los espacios abiertos o a estar en lugares desconocidos. Muchas personas con agorafobia o nunca salen de su casa, o hacen todo lo posible para evitar ir a cualquier otro sitio que no sea su casa o su trabajo. El miedo no es producido por estos espacios de por sí, sino por las consecuencias de encontrarse expuesto a ese lugar, en el que se sienta indefenso. Esto hace que en los casos más graves el paciente puede recluirse en su casa como forma de evitación.

Fobias: Las fobias son intensos sentimientos de miedo ante determinados objetos, situaciones, animales, etc. Un ejemplo de fobia común es la aracnofobia, o miedo a las arañas. Muy pocas arañas son propensos picar y menos aún son peligrosas, pero sin embargo muchas personas experimentan una sensación de miedo intenso cuando ven una araña.

Trastorno de Estrés Postraumático: Es un trastorno de ansiedad que aparece después de que ocurra un evento traumático. Las personas con trastorno de estrés postraumático a menudo reviven el trauma mental y físicamente.

Debido a la gran ansiedad que siente el individuo, éste puede intentar evitar las situaciones o actividades que le recuerden al evento que provocó el trauma.

Trastorno Obsesivo Compulsivo: El trastorno obsesivo compulsivo o TOC se basa en obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos de los que la persona no puede desprenderse incluso aunque lo intente.

Las compulsiones son la “necesidad” de realizar una acción o actividad, a menudo de una manera muy específica.

Para más información escribinos a info@habilidar.com